El espectro de la inteligencia artificial

traducido por I. A.

El revuelo en torno a la inteligencia artificial dura ya varios años. Actualmente, empresas como OpenAI están causando un gran revuelo con redes neuronales de libre acceso como ChatGPT. Los usuarios están fascinados por las posibilidades y algunas figuras intelectuales de nuestro tiempo advierten a la humanidad sobre la inteligencia artificial. Entonces, ¿qué tiene el espectro de la IA? En este artículo exploro esta cuestión y le invito a acompañarme en este viaje. Vamos a seguirme hacia el futuro.

En la primavera de 2023, se desbordaron los informes sobre la capacidad de rendimiento de las redes neuronales artificiales. Esta tendencia continúa y, en mi opinión, no remitirá en breve. Sin embargo, en medio de la incipiente fiebre del oro, también circulan algunas malas noticias. Microsoft, por ejemplo, anunció que invertiría fuertemente en inteligencia artificial. Este anuncio se vio subrayado en la primavera de 2023 con el despido de casi 1.000 empleados, suscitando los consabidos temores a la industrialización y la automatización. Las cosas fueron menos espectaculares en Digital Ocean, que despidió a todo su equipo de creación de contenidos y documentación. Rápidamente, algunos se preguntaron, con razón, si la IA convertiría ahora en obsoletas profesiones como las de programador, traductor, periodista, redactor, etc. Por el momento, me gustaría responder a esta pregunta con un no. A medio plazo, sin embargo, se producirán cambios, como ya nos ha enseñado la historia. Lo viejo pasa y lo nuevo nace. Acompáñenme en una pequeña excursión histórica.

Veamos primero las distintas etapas de la industrialización, que se originó en Inglaterra en la segunda mitad del siglo XVIII. Incluso el significado del término latino original Industria, que puede traducirse como diligencia, es sumamente interesante. Lo que nos lleva a Norbert Wiener y su libro de 1960 God and Golem Inc [1]. En él reflexionaba públicamente sobre si las personas que crean máquinas, que a su vez pueden crear máquinas, son dioses. Algo que, desde mi punto de vista, no me gustaría suscribir. Pero volvamos de momento a la industrialización.

La introducción de la máquina de vapor y el uso de fuentes de energía independientes del lugar, como el carbón, permitieron una producción en masa precisa. Al abaratarse la automatización de la producción mediante máquinas, se desplazaron los puestos de trabajo manuales a domicilio. A cambio, ahora se podían adquirir productos más baratos en las tiendas. Pero también se produjeron cambios significativos en el transporte. El ferrocarril permitió viajes más rápidos, cómodos y baratos. Esto catapultó a la humanidad a un mundo globalizado. Porque ahora las mercancías también podían recorrer largas distancias en poco tiempo y sin problemas. Hoy, cuando recordamos los debates de la época en que el ferrocarril inició su marcha triunfal, sólo podemos sonreír. Al fin y al cabo, algunos intelectuales de la época sostenían que velocidades de tren superiores a 30 kilómetros por hora aplastarían literalmente a los ocupantes humanos. Un temor que afortunadamente resultó infundado.

Mientras que en la primera revolución industrial la gente ya no podía obtener ingresos trabajando en casa, encontró una alternativa para ganarse la vida en una fábrica.

La segunda revolución industrial se caracterizó por la electrificación, que aumentó aún más el grado de automatización. Las máquinas se volvieron menos engorrosas y más precisas. Pero también se introdujeron nuevos inventos en la vida cotidiana. El fax, el teléfono y la radio difundieron información a gran velocidad. Esto nos condujo a la era de la información y aceleró no sólo nuestra comunicación, sino también nuestras vidas. Creamos una sociedad que se caracteriza sobre todo por el dicho “el tiempo es oro”.

La tercera revolución industrial bendijo a la humanidad con una máquina universal que determinaba su funcionalidad a través de los programas (software) que se ejecutaban en ella. Hoy en día, los ordenadores nos ayudan en multitud de actividades. Los modernos sistemas de caja registradora hacen mucho más que escupir el importe total de la compra realizada. Registran los flujos de dinero y mercancías y permiten realizar evaluaciones de optimización con los datos recogidos. Se trata de una nueva calidad de automatización que hemos alcanzado en los últimos 200 años. Con la generalización de las redes neuronales artificiales, estamos saliendo de esta fase, por lo que actualmente nos encontramos en la transformación hacia la cuarta revolución industrial. ¿De qué otra forma pretendemos, como humanos, hacer frente a la creciente avalancha de información?

Aunque la Industria 4.0 se centra en la conexión en red de las máquinas, no se trata de una auténtica revolución. Internet es solo una consecuencia del desarrollo anterior para permitir la comunicación entre máquinas. Podemos compararlo con la sustitución de la máquina de vapor por motores eléctricos. La verdadera innovación fueron las máquinas eléctricas que cambiaron la forma de comunicarnos. Esto está ocurriendo ahora en nuestra época a través del amplio campo de la inteligencia artificial.

En un futuro próximo, ya no utilizaremos los ordenadores de la misma manera que hasta ahora. Esto se debe a que los ordenadores actuales deben su existencia a la hasta ahora limitada comunicación entre el hombre y la máquina. En realidad, el teclado y el ratón son dispositivos de entrada torpes. Son lentos y propensos a errores. El control por voz y gestos a través del micrófono y la cámara sustituirá al ratón y al teclado. Hablaremos con nuestros ordenadores como hablamos con otras personas. Pero esto también significa que los programas informáticos actuales quedarán obsoletos. Ya no rellenaremos tediosas máscaras de entrada en interfaces gráficas de usuario para alcanzar nuestro objetivo. Atrás quedarán los días en que tenía que teclear mis artículos. Ahora los teclearé y mi ordenador me los mostrará visualmente para que los corrija. Presumiblemente, la profesión de logopeda experimentará entonces un auge considerable.

Seguramente también habrá bastantes protestas de personas que temen la desintegración de la comunicación humana. Este temor no es en absoluto infundado. No hay más que ver la evolución de la lengua alemana desde el cambio de milenio. Se caracterizó por la aparición de diversos servicios de mensajería de texto y la optimización de los mensajes mediante el uso del mayor número posible de abreviaturas. Esto, a su vez, no hizo sino crear interrogantes en la frente de los padres a la hora de descifrar el contenido de los mensajes de sus hijos. Aunque la tendencia actual es pasar de los mensajes de texto a los mensajes de audio, eso no significa que nuestro lenguaje no siga cambiando. Yo mismo he observado durante años que muchas personas ya no son capaces de expresarse correctamente por escrito o de extraer contenido de textos escritos. A largo plazo, esto podría llevarnos a desaprender habilidades como la lectura y la escritura. En consecuencia, los clásicos artículos impresos, como libros y revistas, también quedarán obsoletos. Por último, los contenidos también pueden producirse en forma de vídeo o podcast. Nuestras capacidades intelectuales degenerarán a largo plazo.

Desde el cambio de milenio, a mucha gente le resulta cada vez más fácil utilizar ordenadores. Primero las buenas noticias. En el futuro será mucho más fácil utilizar ordenadores a medida que la interacción hombre-máquina sea más intuitiva. Mientras tanto, veremos cómo cada vez más grandes portales de Internet cierran sus servicios porque su modelo de negocio ya no es viable. He aquí un pequeño ejemplo.

Como programador, a menudo utilizo el sitio web StackOverflow para encontrar ayuda con los problemas. La información de este sitio web sobre temas de programación es ahora tan amplia que puedes encontrar rápidamente soluciones adecuadas a tus propias inquietudes buscando en Google y similares, sin tener que formular tú mismo las preguntas. Hasta aquí todo bien. Pero si ahora integras una red neuronal como ChatGPT en tu propio entorno de programación para encontrar la respuesta a todas tus preguntas, el número de visitantes de StackOverflow descenderá continuamente. Esto, a su vez, repercute en las campañas publicitarias para poder ofrecer el servicio de forma gratuita en la red. Inicialmente, esto se compensará con el pago de una tarifa plana por el uso de la base de datos por parte de los operadores de los sistemas de IA que acceden a los datos de StackOverflow. Sin embargo, esto no detendrá la disminución del número de visitantes. Como resultado, o bien una barrera de pago impedirá el uso gratuito o el servicio se interrumpirá por completo. Hay muchas ofertas en Internet que se encontrarán con problemas similares, lo que garantizará a largo plazo que Internet, tal y como la conocemos, desaparezca en el futuro.

Imaginemos cómo sería una futura consulta sobre el término de búsqueda “revolución industrial”. Le pregunto a mi asistente digital ¿Qué sabes sobre la revolución industrial? – En lugar de buscar resultados relevantes en una lista aparentemente interminable de miles de entradas, me lee una breve explicación con una dirección personalizada que coincide con mi edad y nivel de educación. Lo que plantea inmediatamente la pregunta de quién y cómo juzga mi nivel de educación.

Es otra degradación de nuestras capacidades. Aunque al principio se perciba como algo muy cómodo. Si ya no tenemos la necesidad de centrar nuestra atención en una cosa concreta durante un largo periodo de tiempo, sin duda nos resultará difícil idear cosas nuevas en el futuro. Nuestra creatividad se reducirá al mínimo absoluto.

También cambiará en el futuro la forma de almacenar los datos. Las estructuras complicadas que se almacenan de forma óptima en bases de datos serán la excepción y no la regla. Más bien, espero trozos independientes de datos que se encadenen como listas. Veámoslo juntos para hacernos una idea de lo que quiero decir.

Tomemos como punto de partida el libro de Aldous Huxley “Un mundo feliz”, de 1932. Además del título, el autor y el año de publicación, podemos añadir el inglés como idioma a la metainformación. A continuación se muestra todo el contenido del libro, incluidos el prefacio y el epílogo, como texto ASCII sin formato. Los elementos genéricos o modificables, como el índice o el copyright, no se incluyen en esta fase. Con este trozo, hemos definido un dato atómico que puede identificarse de forma única mediante un valor hash. Dado que Brave New World de Huxley fue escrito originalmente en inglés, este dato es también una fuente inmutable para todos los datos derivados y generados a partir de él.

Si la obra de Huxley se traduce al alemán o al español, es la primera derivada con la referencia al original. Puede ocurrir que los libros hayan sido traducidos por diferentes traductores en distintas épocas. Esto da lugar a un hash de referencia diferente para la traducción alemana de Herbert E. Herlitschka de 1933 con el título “Un mundo feliz” que para la traducción de Eva Walch publicada en 1978 con el mismo título “Un mundo feliz”.

Si ahora se producen audiolibros a partir de los distintos textos, estos audiolibros son el segundo derivado del texto original, ya que representan una versión abreviada. Un texto también se crea como versión independiente antes de ser grabado. La banda sonora creada a partir del texto original abreviado tiene como autor al director y hace referencia al locutor o locutores. Como en el teatro, un texto puede ser interpretado y puesto en escena por diferentes personas. Las adaptaciones cinematográficas pueden tratarse del mismo modo.

A su vez, los libros, audiolibros y películas tienen gráficos para la cubierta. Estos gráficos representan a su vez obras independientes, a las que se hace referencia con la versión correspondiente del original.

Las citas de libros también pueden enlazarse de este modo. Del mismo modo, críticas, interpretaciones, reseñas y todo tipo de variaciones de contenido que hagan referencia a un original.

Pero estos bloques de datos no se limitan a los libros, sino que también pueden aplicarse a partituras musicales, letras de canciones, etc. La clave está en enlazar todo lo posible con el original. El factor decisivo es que se pueda partir del original en la medida de lo posible. Los archivos resultantes están optimizados exclusivamente para programas informáticos, ya que no tienen ningún formato visible para el ojo humano. Por último, el valor hash correspondiente sobre el contenido del archivo basta como nombre de archivo.

Aquí empieza la visión del futuro. Como autores de nuestro trabajo, ahora podemos utilizar la inteligencia artificial para crear automáticamente traducciones, ilustraciones, audiolibros y animaciones incluso a partir de un libro. En este punto, me gustaría referirme brevemente a la red neuronal DeepL [2], que ya ofrece traducciones impresionantes e incluso mejora el texto original si se maneja con habilidad. ¿Ahora DeepL deja sin trabajo a traductores y editores? Quiero decir que no. Porque las inteligencias artificiales, como nosotros los humanos, no son infalibles. También cometen errores. Por eso creo que el precio de este trabajo bajará mucho en el futuro, porque ahora estas personas pueden hacer mucho más trabajo que antes gracias a sus conocimientos y a las excelentes herramientas de que disponen. Esto hace que el servicio individual sea considerablemente más barato, pero como gracias a la automatización es posible realizar más servicios individuales en el mismo periodo de tiempo, esto compensa la reducción de precio para el proveedor.

Si ahora nos fijamos en las nuevas posibilidades que se abren ante nosotros, no parece que nos resulte tan problemático. Entonces, ¿de qué tratan de advertirnos personas como Elon Musk?

Si ahora suponemos que la cuarta revolución industrial digitalizará todo el conocimiento humano y que todo el nuevo conocimiento sólo se creará en forma digital, los algoritmos informáticos serán libres de utilizar la potencia de cálculo adecuada para cambiar estos trozos de conocimiento de tal forma que los humanos no nos demos cuenta. Un escenario vagamente basado en el Ministerio de la Verdad de Orwell de la novela 1984. Si desaprendemos nuestras habilidades por conveniencia, también tendremos pocas oportunidades de verificación.

Si cree que esto no es un problema, me gustaría remitirle a la conferencia “Don’t trust a scan” de David Kriesel [3]. ¿Qué ocurrió? En resumen, se trataba de una empresa constructora que observó discrepancias en las copias de sus planos de construcción. El resultado eran diferentes copias del mismo original, en las que los valores numéricos estaban cambiados. Este es un problema muy grave en un proyecto de construcción para los oficios que realizan la obra. Cuando el albañil recibe especificaciones de tamaño diferentes a las de los encofradores de hormigón. Finalmente, se descubrió que el error se debía a que Xerox utilizaba una IA como software en sus escáneres para el OCR y la compresión posterior, que no podía reconocer de forma fiable los caracteres escaneados.

Pero la cita de Ted Chiang “Piensa en ChatGPT como un jpeg borroso de todo el texto de la web” también debería darnos que pensar. Ciertamente, para quienes sólo conocen la IA como aplicación, es difícil entender lo que quiere decir “ChatGPT es sólo un jpeg borroso de todo el texto de la web”. Sin embargo, no es tan difícil de entender como parece al principio. Debido a su estructura, las redes neuronales son siempre sólo una instantánea. Porque con cada entrada, el estado interno de una red neuronal cambia. Igual que nos ocurre a los humanos. Al fin y al cabo, sólo somos la suma de nuestras experiencias. Si, en el futuro, cada vez más textos creados por una IA se colocan en la red sin reflexión, la IA formará su conocimiento a partir de sus propias derivaciones. Los originales se desvanecen con el tiempo porque pierden peso debido a que cada vez hay menos referencias. Si alguien inundara Internet con temas como la tierra plana y los lagartos, programas como ChatGPT reaccionarían inevitablemente a ello y lo incluirían en sus textos. Estos textos podrían entonces ser publicados automáticamente por la IA en la red o ser difundidos en consecuencia por personas irreflexivas. Hemos creado así una espiral que sólo puede romperse si las personas no han renunciado a su capacidad de juicio por conveniencia.

Vemos, pues, que las advertencias de tener cuidado al tratar con la IA no son infundadas. Aunque considero improbables escenarios como el de la película de 1983 Juegos de guerra [4], deberíamos pensar muy detenidamente hasta dónde queremos llegar con la tecnología de la IA. No queremos acabar como el aprendiz de brujo y descubrir que ya no podemos controlarla.

Referencias

Los enlaces sólo son visibles para los usuarios registrados.

Adiós privacidad, adiós libertad

Cuanto más tengamos que repetir lo buena que es nuestra libertad de interlocución, menos podremos…

Usos, Pros, Contras y Peligros de la INTELIGENCIA ARTIFICIAL

traducido por I. A. Hablamos de inteligencia artificial, pero ¿qué es en realidad? Es una…

La caja de herramientas digital

Este artículo sólo es visible para Patreons conectados. Con una suscripción a Patreon me ayudas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *